¡Urgente! Se Solicita Personal Para Cuidar Departamentos y Casas

El empleo de cuidador de propiedades, implica que una persona esta encargada de cuidar y supervisar una propiedad mientras su dueño está ausente. Las responsabilidades pueden variar, pero comúnmente incluyen el mantenimiento básico, el cuidado de plantas, la alimentación de mascotas, el manejo del correo y la seguridad del hogar. La duración puede variar desde días hasta varios meses, y con frecuencia se ofrece alojamiento en la misma propiedad, lo que brinda un beneficio adicional al cuidador.



  • Resistencia física: El trabajo de limpieza puede ser desafiante, ya que estarás en movimiento todo el tiempo, ya sea barriendo, trapeando, limpiando ventanas o levantando objetos. Tener energía y resistencia para mantener un ritmo constante es clave.
  • Atención a los detalles: Ver el polvo o las manchas que otros no ven es crucial. Si te das cuenta de las áreas más ocultas que podrían pasar desapercibidas, puedes asegurar que cada rincón quede impecable y que el residente se sienta en un espacio limpio y acogedor.
  • Organización: Saber cómo planificar el trabajo para priorizar las tareas más urgentes te ayudará a mantener un flujo constante. Si primero organizas lo esencial y sigues con los detalles, la limpieza será más eficiente y menos estresante.
  • Conocimientos básicos de productos de limpieza: Conocer los productos adecuados para cada tipo de superficie es esencial. Así podrás limpiar y mantener el departamento en perfecto estado sin dañar suelos, muebles o electrodomésticos.
  • Limpieza de habitaciones: En cada habitación, asegúrate de aspirar o barrer, trapear, limpiar las ventanas y los muebles, y organizar la ropa o los objetos desordenados para que todo esté listo para cuando el residente regrese a casa.
  • Limpieza de baños: Un baño limpio y desinfectado siempre es bien recibido. Asegúrate de que el lavabo, la ducha y el inodoro estén impecables, desinfectando superficies y eliminando cualquier residuo que genere olores.
  • Limpieza de la cocina: Deja la cocina reluciente limpiando las superficies, los electrodomésticos y los trastes, asegurándote de desinfectar bien todo lo que esté en contacto con alimentos para que el residente pueda cocinar con tranquilidad.
  • Reabastecimiento de suministros: Revisa que nunca falten los suministros básicos como papel higiénico, toallas y productos de limpieza, así estarás preparado para cualquier tarea y evitarás inconvenientes para el residente.
  • Interés en aprender: Aunque no tengas experiencia previa, lo más importante es que estés motivado para aprender sobre el funcionamiento de los electrodomésticos. Con el tiempo, entenderás cómo están hechos, sus componentes clave y cómo identificar y solucionar problemas.
  • Capacidad para seguir instrucciones: Reparar electrodomésticos implica seguir manuales y diagramas técnicos. Poder entender estas instrucciones y aplicarlas con cuidado es esencial para que puedas hacer tu trabajo correctamente.
  • Destreza manual: Si eres hábil usando herramientas como destornilladores, llaves o alicates, te será más fácil manipular las piezas pequeñas sin dañarlas, lo que te permitirá desmontar y montar piezas con confianza.
  • Paciencia y resolución de problemas: No siempre es sencillo encontrar qué está fallando en un electrodoméstico. La paciencia para analizar cuidadosamente el problema y probar distintas soluciones es crucial para encontrar la mejor manera de arreglarlo.


  • Diagnóstico de fallas: Examina el electrodoméstico para identificar el origen de la falla, ya sea un componente roto, un cable suelto o alguna otra cosa. Esto podría implicar escuchar sonidos extraños, observar el comportamiento del aparato o revisar visualmente sus partes.
  • Reemplazo de piezas: Cuando encuentres la pieza defectuosa, tendrás que cambiarla cuidadosamente siguiendo las instrucciones del fabricante para asegurarte de que el electrodoméstico vuelva a funcionar bien.
  • Mantenimiento preventivo: Además de las reparaciones, realiza chequeos periódicos para que los electrodomésticos estén en buen estado. Limpiar filtros, ajustar tornillos o reemplazar piezas desgastadas a tiempo puede evitar problemas más grandes.
  • Asistencia al cliente: Explica al cliente qué fue lo que se reparó y comparte algunos consejos para que el electrodoméstico funcione correctamente por más tiempo. Responde sus preguntas y asegúrate de que entienden bien cómo mantener su aparato en buen estado.
  • Conocimientos básicos de mantenimiento: Tener una idea básica de plomería, electricidad y carpintería te permitirá abordar las reparaciones comunes. Puede ser tan sencillo como aprender a cambiar un grifo que gotea, sustituir un enchufe defectuoso o ajustar una puerta que no cierra bien.
  • Destreza manual: Si te sientes cómodo utilizando herramientas como destornilladores, llaves, taladros y martillos, te resultará mucho más fácil realizar las reparaciones sin dañar los componentes, lo que reducirá el tiempo y el esfuerzo necesarios.
  • Atención a los detalles: Ser observador puede hacer la diferencia, porque detectar manchas de agua, cables sueltos o azulejos dañados a tiempo podría evitar costosas reparaciones futuras.
  • Organización: Mantener todas las herramientas y materiales bien ordenados te ayudará a encontrar lo que necesitas para cada reparación sin perder tiempo, haciendo tu trabajo más eficiente.
  • Reparación de plomería: Evita problemas de agua al arreglar grifos que gotean, desagües obstruidos o válvulas defectuosas. Identificar y solucionar estos problemas a tiempo es crucial para evitar fugas o daños mayores.
  • Reparación de electricidad: Cambia enchufes, interruptores o bombillas dañadas para mantener el sistema eléctrico en buen estado. Si es necesario, instala nuevos dispositivos para mejorar la seguridad y funcionalidad del departamento.
  • Reparación de carpintería: Ajusta las puertas que no cierran bien, repara armarios sueltos o engrasa bisagras para que no chirríen. Arreglar estos problemas pequeños hará que todo funcione correctamente.
  • Mantenimiento de superficies: Arregla azulejos sueltos, parcha grietas en las paredes, repinta las áreas que lo necesiten y limpia manchas para que el departamento luzca acogedor y bien cuidado.
  • Habilidades organizativas: Planificar cómo aprovechar el espacio disponible es crucial. Se trata de encontrar el lugar perfecto para cada objeto, asegurando que todo esté a la mano y bien ordenado para que sea fácil moverse por el departamento.
  • Atención a los detalles: Notar esos pequeños detalles, como un estante que acumula desorden o un cajón abarrotado, te permitirá resolver problemas antes de que se hagan más grandes. Los detalles importan para mantener el espacio limpio y ordenado.
  • Comunicación eficaz: Escuchar a los residentes y entender sus necesidades es esencial para proponer soluciones que se ajusten a su estilo de vida. También es importante explicarles claramente las ideas para la organización y asegurarse de que estén de acuerdo.
  • Adaptabilidad: Cada persona tiene un estilo único, por lo que ser flexible es esencial para encontrar el enfoque adecuado. Hay que adaptarse a sus gustos, rutinas y preferencias para que la organización funcione para ellos.
  • Diseño y planificación: Diseñar un plan para organizar cada habitación implica pensar en el uso diario y el propósito de cada espacio. Un buen plan asegura que cada cosa esté en un lugar lógico, facilitando la vida diaria.
  • Organización de áreas clave: La cocina, el baño y los dormitorios son lugares clave que necesitan estar organizados para que los objetos de uso frecuente sean fáciles de encontrar. Esto podría incluir reorganizar los armarios, cajones y estantes para que todo tenga un lugar.
  • Despejar y clasificar: Ayudar a despejar el desorden identificando qué objetos ya no son necesarios o solo ocupan espacio. Clasificarlos en lo que se puede guardar, donar o desechar es clave para mantener el espacio ordenado.
  • Establecer sistemas de mantenimiento: Crear sistemas que permitan mantener el departamento organizado con el tiempo. Esto podría incluir etiquetar contenedores, dividir cajones con organizadores o tener un calendario de limpieza para que el desorden no se acumule.
  • Conocimientos básicos de limpieza: Saber cómo limpiar diferentes superficies es esencial. Cada tipo, como pisos de cerámica, madera o alfombras, necesita un enfoque especial con productos específicos para no dañarlos.
  • Atención a los detalles: Tener buen ojo para notar manchas difíciles o áreas donde se acumula la suciedad es crucial. Detectar estos problemas a tiempo evita que empeoren y mantiene las superficies en buen estado.
  • Condición física: Mover muebles o limpiar lugares altos puede ser agotador, así que mantener una buena resistencia física te ayudará a trabajar sin perder calidad.
  • Organización y gestión del tiempo: Un plan claro te ayudará a organizar tu tiempo para cubrir todas las áreas sin dejar nada por fuera. Dividir el trabajo en tareas más pequeñas hace que sea más manejable y efectivo.
  • Limpieza de pisos: Barrer, aspirar, trapear y encerar según el tipo de piso. Los de cerámica necesitan desinfectante, mientras que la madera requiere limpiadores especiales. Así, eliminas polvo, manchas y mantienes el piso impecable.
  • Cuidado de muebles: Limpiar mesas, sillas, estantes y otros muebles, asegurándote de usar los productos adecuados para que no se dañen. Así, el mobiliario seguirá luciendo bien por más tiempo.
  • Limpieza de ventanas: Lavar las ventanas por dentro y por fuera elimina las manchas, el polvo y las huellas que oscurecen el vidrio. Usar un limpiacristales adecuado evita dejar marcas.
  • Mantenimiento de superficies delicadas: Las encimeras de granito, mármol o acero inoxidable requieren un toque delicado para mantener su brillo. Usar productos específicos y evitar limpiadores abrasivos asegura que sigan brillando como nuevas.
  • Conocimientos básicos de clasificación: Es esencial conocer las reglas locales para separar residuos. Saber cómo separar los restos de comida de los plásticos, vidrios y otros desechos, así como identificar los residuos peligrosos, asegura un manejo adecuado.
  • Resistencia física: La gestión de residuos puede ser una labor físicamente exigente. Mover bolsas de basura pesadas o empujar contenedores requiere una buena condición física para hacer el trabajo sin lesiones.
  • Organización: Un plan claro para recoger y transportar los residuos ayuda a evitar que se acumulen, manteniendo las áreas ordenadas. La organización también ayuda a ser más eficiente en la gestión del tiempo.
  • Responsabilidad ambiental: Tener una mentalidad de cuidar el medio ambiente, siguiendo las prácticas de reciclaje y fomentando una reducción de desechos, es fundamental. También significa ayudar a los residentes a comprender la importancia de la separación correcta.
  • Recolección de residuos: Recoger la basura de las áreas designadas y asegurarse de que cada tipo de residuo esté bien clasificado. Esto ayuda a que el trabajo posterior de reciclaje sea más fácil y efectivo.
  • Mantenimiento de contenedores: Limpiar los contenedores de basura regularmente para evitar malos olores. Verificar que no estén rotos o dañados y repararlos para evitar que se derrame basura.
  • Separación de residuos: Clasificar la basura siguiendo las pautas de reciclaje. Los restos de comida deben ir separados de los plásticos, vidrios y otros materiales, asegurando que cada cosa vaya a su lugar correspondiente.
  • Coordinación con servicios municipales: Comunicarse con los servicios municipales de recolección para coordinar los horarios de recogida. Así, se asegura que la basura se gestione de manera correcta y se cumplan las normas ambientales locales.

Si te interesa trabajar en el cuidado de departamentos y casas, obteniendo múltiples beneficios, no dejes pasar esta gran oportunidad.

Solicítalo en el siguiente enlace de tu país: Perú / Colombia / México / Ecuador / Uruguay / Costa Rica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
Scroll al inicio